Un edificio “verde” es una construcción que, a través de su diseño, materialización u operación reduce o elimina impactos negativos y presenta el potencial de generar impactos positivos en el clima y en nuestro medio ambiente natural. Las construcciones verdes preservan los valiosos recursos naturales y ayudan a mejorar nuestra calidad de vida.

Normalmente, estos edificios utilizan materiales naturales, que reducen y optimizan al máximo su consumo de energía y agua, además se integran en su entorno, ya sea natural o urbano, causando el menor impacto medioambiental posible.

Las casas o edificios verdes deben ser, además, respetuosas con el medio ambiente en todas las etapas de su proceso de construcción; desde el diseño hasta la construcción, mantenimiento, rehabilitación, demolición y reciclaje.

BENEFICIOS DE LOS EDIFICIOS VERDES

Según datos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en 2050 cerca del 68% de la humanidad vivirá en ciudades. Estas apenas representan el 3% de la superficie del planeta, pero consumen el 78% de la energía y producen el 60% de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Por este motivo, la propia ONU aprobó ya en 2016 la Nueva Agenda Urbana para asesorar a los países en sus procesos de urbanización y hacer de las ciudades lugares más habitables, inclusivos, saludables, resilientes y sostenibles.

Algunos de los beneficios de optar por este tipo de construcciones son:

  • Minimizar el uso de agua durante su construcción y prever mecanismos para reducir la huella hídrica del inmueble.
  • Disminuyen el consumo energético, usan energías renovables y aumentan la eficiencia energética para reducir la contaminación.
  • Protege y mantiene el hábitat natural, reduce la contaminación y el uso de recursos naturales, y facilita la interacción con la naturaleza.
  • Incorporar sistemas de reciclaje, utilizar materiales sostenibles y ahorrar los máximos recursos posibles durante la edificación.
  • Implementar estrategias innovadoras en lo referente a la sostenibilidad durante su construcción.

Atienden a la calidad del espacio para sus ocupantes, como la limpieza del aire, el control térmico o la contaminación acústica.

EJEMPLO DE EDIFICIOS VERDES:

Torre Reforma, Ciudad de México.

Este edificio, situado en el Paseo de la Reforma de la capital mexicana, es el tercer rascacielos más alto del país con 246 metros de altura.

Utiliza energía solar y eólica. El agua, además de reciclada, es utilizada para generar electricidad. El sistema de aire acondicionado está controlado por inteligencia artificial a través de sensores repartidos por el edificio que optimizan el uso de energía.

¿QUÉ NOS TOCA HACER COMO EMPRESA EN TECNOLOGÍAS EOS?

En Tecnologías EOS estamos a favor de ayudar a nuestro planeta, es por eso que nuestros productos se pueden utilizar para este tipo de proyectos verdes.

Por mencionar un ejemplo, contamos con medidores bidireccionales, los cuales, tienen la capacidad de medir el flujo de energía, en un punto determinado y en ambos sentidos, es decir, tanto la energía que CFE nos suministra, como la energía que nosotros producimos, por ejemplo, a través de paneles fotovoltaicos, almacenando los datos de medición de forma separada.

La industria se encuentra redoblando esfuerzos para fortalecer el vínculo entre los edificios verdes y los múltiples beneficios que estos ofrecen.

Y tú, ¿conocías este tipo de construcciones?