La electricidad de las cosas

Personas mostrando la iluminación inteligente

¿Qué es la iluminación inteligente?

¿Qué es la iluminación inteligente? 1601 800 Tec-EOS

¿Qué es la iluminación inteligente?

La iluminación inteligente se ha convertido en la principal aliada de los proyectos IoT (Internet of Things).

El IoT le da la capacidad de conectarse a múltiples objetos que utilizamos en nuestra vida diaria: las luminarias de nuestro hogar o de un edificio, las televisiones, entre otros. Cada vez más objetos tienen la capacidad de conectarse a una red. Es gracias al IoT que surge un concepto conocido como Internet of Lights (IoL); el IoL se refiere a cualquier luminaria LED con capacidad de conectarse y que esta conexión impacte de manera positiva en la eficiencia y en sus funciones.

El presente y el futuro de la iluminación es a través de la conectividad, esto se logra aprovechando las ventajas que da el Internet of Things (IoT), ya que permite crear sistemas de iluminación de estado sólido capaces de recolectar y transmitir datos para maximizar su eficiencia y beneficio para quienes ocupan los espacios. Estos sistemas son capaces de decidir en qué momento se necesita cierto tipo de iluminación.

De acuerdo a lo anterior, podemos decir que la iluminación inteligente es aquella en la que los dispositivos que la forman, desde los focos a los interruptores, facilita su encendido y apagado, desde aplicaciones móviles.

De esta forma, es posible manejarlas desde el teléfono o establecer calendarios de activación. Para ello, las lámparas y focos inteligentes se conectan a un dispositivo de control mediante Bluetooth o una red Wifi doméstica, con la posibilidad añadida de poder vincularlas a un asistente inteligente.

Beneficios de la iluminación inteligente

1. Ahorros de energía medibles

La iluminación inteligente proporciona un retorno inmediato y cuantificable en la forma de ahorros de energía documentados, a través de una combinación de controles avanzados, como ajuste de tareas y aprovechamiento de la luz del día, un sistema de lámparas LED inteligentes puede generar ahorros de energía relacionados con la iluminación.

2. La iluminación inteligente se puede controlar fácilmente

Las lámparas LED inteligentes cuentan con sensores únicos, que permiten que la luz se encienda y apague, o simplemente varíe su intensidad. Las aplicaciones utilizan la nube y se comunican directamente con los sensores en el LED para coordinar las estrategias de iluminación o ajustar la luz según las fuentes de luz natural.

Smartphone inspeccionando la iluminación inteligente

El software y los paneles de control de consumo de energía registran, muestran e informan sobre patrones de iluminación que ayudan a los usuarios a identificar anomalías e ineficiencias que señalan oportunidades para la mejora y eficiencia de la energía en el hogar o establecimiento.

3. Permite crear atmósferas y ambientes adaptables

Finalmente, otra de las ventajas que no se puede pasar por alto a la hora de hablar de iluminación inteligente es la capacidad de esta tecnología para crear atmósferas y ambientes concretos. Gracias a la flexibilidad de esta iluminación se pueden adaptar los mismos espacios para diferentes situaciones o eventos con solo modificar las escenas o las atmósferas que se quieren conseguir con el uso de una iluminación determinada.

4. Hacer sostenible tu hogar o negocio

Como las redes inteligentes de iluminación pueden personalizarse e incluyen la capacidad de gestión de iluminación remota, esto desempeña un papel importante para ayudar a lograr que un lugar sea sostenible, gracias al ahorro de energía, estaremos contribuyendo a reducir la huella de carbono.

¿Qué elementos puedo controlar con la iluminación inteligente?

  • Puedes tener un hogar o negocio más dinámico, por lo que la experiencia de tenerla será mucho más agradable, dado que ganarás más comodidad en tus actividades diarias.
  • Podrás controlar las luces sin moverte del sitio en donde estés, ya sea tu sillón, cama o el baño, ¿no sería perfecto?
  • Su gran versatilidad te permitirá modificar la intensidad y hasta el tono de la iluminación. Con ello, podrás regular la luz de casa a través de un clic y conseguir así crear las estancias adecuadas en cada momento.
  • También la iluminación inteligente puede llegar a alertar de presencias extrañas, ya que al utilizarlas afuera de tu hogar o negocio, podrás ajustar con sensores de movimiento cada que pase alguien por ahí.
Persona controlando la iluminación inteligente
  • Puedes programar el sistema como un despertador a una hora en concreto, la iluminación de la habitación o estancia se irá encendiendo poco a poco hasta que despiertes tranquilamente y de la forma más agradable posible.

Como se puede ver, si estás pensando en renovar la instalación lumínica de tu hogar o negocio, la iluminación inteligente es la mejor opción, ya que sin duda mejorará el confort visual de donde te encuentres. Además, también es la elección más eficiente que podemos hacer, tanto desde un punto de vista sostenible como económico.

Después de ver todas las ventajas de tener en casa una instalación de iluminación inteligente, ¿te gustaría tenerla en tu hogar?

Conoce más sobre Tecnologías EOS: https://tec-eos.com/nosotros/

Vivir sin energía eléctrica. ¿Podrías hacerlo?

Vivir sin energía eléctrica. ¿Podrías hacerlo? 1613 801 Tec-EOS

¿Podrías vivir sin energía eléctrica?

Actualmente, la energía eléctrica es indispensable para nuestras vidas, la necesitamos y ocupamos para la mayoría de nuestras actividades durante el día, desde cargar nuestros celulares o mantener encendida una computadora, hasta para el funcionamiento del aire acondicionado, electrodomésticos, etcétera, así que… ¿Qué podría pasar si nos quedamos sin energía eléctrica?

Para comenzar, al planeta Tierra no le ocurriría nada, o por lo menos nada catastrófico, incluso sería más limpio; pero si hablamos sobre lo que nos pasaría a los seres humanos, básicamente de un momento a otro, quedaríamos incomunicados, en los lugares cálidos no se podría hacer uso de un ventilador o aire acondicionado para refrescarse y en los lugares donde hace frío, no se podría hacer uso de un calentador. Se detendrían actividades en las escuelas y, las oficinas así como los hospitales entrarían en crisis y todos estaríamos sumergidos en un caos debido a nuestra gran dependencia a la energía eléctrica. 

 

Importancia de la energía eléctrica

 

Gracias a la energía eléctrica, es posible el desarrollo de las personas, en la medida en que son esenciales los servicios que nos permiten disfrutar de un ambiente confortable en nuestros hogares, mediante la iluminación, la refrigeración de alimentos y el uso de algunos equipos que nos ayudan a que las actividades de nuestro día a día sean más fáciles.

La energía eléctrica ha invadido todas las esferas de la actividad humana: la industria y la agricultura, la ciencia y el espacio, nuestra vida cotidiana.

El acceso a la electricidad, impulsa el crecimiento económico y progreso humano. Esto se debe a que la disponibilidad de energía tiene un efecto directo sobre la productividad, la salud, la educación, el abastecimiento de agua potable, los servicios de comunicación, etc.

Es por esto que te mostramos la importancia que tiene la energía eléctrica, en distintas áreas:

 

Electricidad en el hogar: 

Muchas de nuestras actividades cotidianas requieren la utilización de electricidad. La industria eléctrica, a través de la tecnología, ha puesto a la disposición de todas las personas el empleo de artefactos eléctricos que facilitan las labores del hogar, haciendo la vida más placentera. Hoy en día gracias a estos artículos es más fácil cocinar, lavar ropa, comunicarnos y sobre todo, ahora que muchas personas se han visto obligadas a estudiar o trabajar desde casa, es necesario disponer de un sistema eléctrico adecuado a las necesidades como el internet y la carga de aparatos electrónicos. 

Pero no solo esto, también contamos con aparatos eléctricos que nos proporcionan entretenimiento y diversión como el televisor, el equipo de sonido, los videojuegos, etc.

Electricidad en el hogar

Energía eléctrica en una ciudad:

 

Todo requiere de energía y más si hablamos de una ciudad o comunidad completa, ya que se manifiesta, a través de alumbrado público en plazas, parques, autopistas, túneles, carreteras, etc., con el fin de proporcionar seguridad y visibilidad a los peatones y mejor desenvolvimiento del tráfico automotor en horas nocturnas; los semáforos en la vía pública permiten regular y controlar el flujo de vehículos. 

También es indispensable en el funcionamiento de los establecimientos de ventas de productos de primera necesidad, como en supermercados o tiendas de alimentación que permanecen abiertas al público, así como las farmacias prestan un servicio importante a la sociedad.

Al igual, tomando el tema de las farmacias, una de los puntos más relevantes donde entra la electricidad es en el servicio de la medicina a través de los distintos instrumentos y máquinas que se usan en esta área. Gracias al suministro de energía, estas maquinarias e instalaciones funcionan para las personas que lo necesitan, debido a que cuentan con los medios necesarios para su pronta recuperación.

Además, la energía eléctrica ha podido contribuir a numerosos avances en la ciencia e investigación. Diversas herramientas y maquinarias que funcionan con electricidad son empleadas para reparar o acondicionar todas las urbanizaciones.

Energía eléctrica en la ciudad

Electricidad en el transporte 

 

Si existe un sector en el cual es indispensable contar con energía eléctrica, es en el del transporte. El impacto de este sector en el ámbito  energético y ambiental  por la matriz de su consumo en todos los países y su peso en las emisiones contaminantes, lo ubican en el centro de las enormes transformaciones impulsadas por la energía eléctrica de nuestra actualidad. 

Gran parte del transporte público utiliza energía eléctrica. No obstante, hoy en día contamos con la tecnología suficiente para contar con transporte eléctrico, el cual no contamina el medio ambiente, además es una buena solución para los problemas de ruido que genera el transporte en las ciudades. 

Electricidad en el transporte

Energía eléctrica en la Industria.

 

En la industria, la electricidad se emplea tanto para impulsar diversos mecanismos como directamente en los procesos tecnológicos. La necesidad de aumentar la producción de bienes a un mínimo costo obligó a reemplazar la mano de obra por maquinarias eficientes. Esto pudo llevarse a cabo en forma masiva a raíz del desarrollo de los motores eléctricos.

Casi la mitad de la energía que se consumen en las industrias es eléctrica. La electricidad se usa tanto como fuente impulsora de los motores eléctricos de las máquinas y aparatos propios de cada sector, como para calentar los contenidos de tanques, depósitos o calderas, también es la principal fuente de iluminación, y permite obtener calor y frío con equipos de climatización.

El trabajo de las instalaciones modernas de comunicación (computadoras, teléfono, televisión, etc.) se basa en el uso de la electricidad. Sin él, el desarrollo de la cibernética, la tecnología informática y la tecnología espacial habría sido imposible.

 

Energía eléctrica en la industria

Electricidad en los medios de comunicación:

 

También en los medios de comunicación apreciamos la importancia de la electricidad, ya que el funcionamiento de la radio, televisión, cine, la emisión de la prensa, etc., depende en gran parte de este tipo de energía. Sin el normal funcionamiento de la red eléctrica es impensable que estos medios de difusión puedan informar, alertar o transmitir cualquier comunicado.

A nivel mundial, los usuarios y las organizaciones interactuamos con Internet a través de una gran variedad de servicios digitales, como redes sociales, editores de documentos en línea, almacenamiento de fotos y mucho más.

Hoy en día, los operadores y proveedores de servicios de comunicaciones tienen el interés de crear infraestructuras de energía eléctrica estables y confiables, debido al internet, ya que al crecimiento en el uso de servicios digitales está dando como resultado un mayor consumo de energía eléctrica.

Tomando en cuenta el tema del internet, en nuestra actualidad contamos el Internet de las Cosas (IoT, por sus siglas en inglés) que abarca una gran cantidad de dispositivos inalámbricos conectados con elementos físicos que utilizamos cotidianamente, pero como hemos visto también requieren de energía eléctrica para funcionar y hacernos la vida más fácil.

Electricidad en los medios de comunicación

De acuerdo a todo lo que te mostramos anteriormente, puedes creer que no podrías vivir así por mucho tiempo, pero la realidad es que existen muchas regiones en el mundo donde no cuentan con acceso a la energía eléctrica. En el mundo todavía viven 733 millones de personas sin electricidad y otros mil millones se conectan a redes eléctricas poco fiables e inestables. Ahora bien, si piensas que podrías solucionar este problema regresando a métodos que se empleaban en épocas antiguas como el uso de leña o carbón, pues resulta que estos combustibles junto con otros más son completamente contaminantes y podrían afectar tu salud y la salud del planeta; lamentablemente y de igual forma, por falta de recursos, el 40 por ciento de la población mundial sigue usando estos combustibles.

 

Es momento de valorar, aprovechar eficientemente y ahorrar este recurso energético del cual dependemos tanto. Comienza a buscar nuevas alternativas para la energía eléctrica, como el máximo aprovechamiento de la luz solar en tu día a día, o la utilización de energía eólica.

 

¿Quieres saber más sobre ahorro de energía eléctrica?

 

Visita nuestros blogs.

 

 5 acciones para reducir el uso de energía eléctrica en casa

https://tec-eos.com/tecnologias-eos-empresa-lider-en-soluciones-integrales-de-energia-electrica-2/ 

 Electrodomésticos que gastan más energía eléctrica

https://tec-eos.com/electrodomesticos-que-gastan-mas-energia-electrica/

Tecnicos en energía eléctrica arreglando suministro eléctrico

¿Cómo es la medición de energía eléctrica en México?

¿Cómo es la medición de energía eléctrica en México? 768 384 Tec-EOS

Medición de energía eléctrica en México

Hoy en día parece casi imposible imaginar toda una ciudad sin alumbrado artificial y su falta podría causar estrés, pasaron décadas para qué se perfeccionará mecanismos que hicieron habitables las calles, los hogares y los negocios durante las noches.

 

Los primeros intentos de alumbrado público fueron con el uso de: velas, aceite, resinas, gas o petróleo, existían farolas que proporcionaban algo de luz en la oscuridad de las calles. Cuando se iba la luz natural se vivía en penumbra, por ello, la llegada del alumbrado público fue una nueva forma de ver la ciudad. 

 

La vida capitalina cambió radicalmente a finales del siglo XIX, en diciembre de 1881 los focos eléctricos poco a poco reemplazaron la iluminación de velas, aceite y gas en la ciudad. Así fue que las actividades del día a día dejaron de estar sujetas a la luz natural.

 

A inicios del siglo XX, la energía eléctrica era controlada por empresas privadas. Se crearon filiales con compañías internacionales, como The Mexican Light and Power Company, de origen canadiense, que operaba en el centro del país; el consorcio The American and Foreign Power Company, en el norte, y la Compañía Eléctrica de Chapala, en el occidente. En esos momentos el servicio de energía estaba limitado a mercados urbanos, fábricas, empresas y un pequeño sector de élite que podía pagar tarifas muy elevadas. Además, los cortes de energía eran bastante comunes.

 

Debido a todos estos problemas en el servicio eléctrico, el Gobierno Federal originó, el 14 de agosto de 1937, la Comisión Federal de Electricidad (CFE). El proyecto debía responder a los intereses generales de la nación, produciendo, transmitiendo y distribuyendo energía eléctrica a un costo accesible para todos los mexicanos.

 

Gracias a los esfuerzos de la CFE se consiguió llevar electricidad al 44% de la población. Sin embargo, eso no era suficiente, pues la mayor parte de la población seguía sin tener acceso al servicio eléctrico. Por esta razón, el entonces presidente Adolfo López Mateos nacionalizó la industria eléctrica el 27 de septiembre de 1960.

 

Desde el año 1960, la Comisión Federal de Electricidad (CFE), un organismo público descentralizado, se encarga de la generación, transmisión, distribución y comercialización de la energía eléctrica en el país. 

La CFE comercializa energía eléctrica para más de 34.9 millones de clientes, lo que representa más de cien millones de habitantes.

 

En 1889 operaba la primera planta hidroeléctrica en Batopilas (Chihuahua) y extendió sus redes de distribución hacia mercados urbanos y comerciales donde la población tenía un ingreso económico mayor.

 

Durante el gobierno de Porfirio Díaz se otorgó al sector eléctrico el carácter de servicio público, colocándose las primeras 40 lámparas “de arco” en la Plaza de la Constitución, cien más en la Alameda Central, y comenzó la iluminación de la entonces calle Reforma y de algunas otras vías de la Ciudad de México.

 

Las tres compañías eléctricas tenían las concesiones e instalaciones de la mayor parte de las pequeñas plantas que solo funcionaban en sus regiones. En ese momento las interrupciones de luz eran constantes y las tarifas muy elevadas.

 

A inicios de 2000 se tenía ya una capacidad instalada de generación de 35,385 MW, cobertura del servicio eléctrico del 94.70% a nivel nacional, una red de transmisión y distribución de 614,653 km, lo que equivale a más de 15 vueltas completas a la Tierra y más de 18.6 millones de usuarios, incorporando casi un millón cada año.

 

El 11 de octubre de 2009, Felipe Calderón dispuso por decreto presidencial la extinción del Organismo Público Descentralizado Luz y Fuerza del Centro (LyFC), que desde 1903 proveía de energía eléctrica al centro del país, que incluía las zonas con más poder adquisitivo. Con este decreto dio inicio su proceso de liquidación administrativa, en tanto que la operación eléctrica se transfirió a la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

 

En 2013 se promulgó la reforma energética y en el 2016 se dividió a la CFE en 9 empresas subsidiarias y 4 filiales que comenzaron las subastas en el Mercado Eléctrico Mayorista. La CFE en una empresa productiva del Estado, adaptada a las nuevas circunstancias del mercado energético y a las mejores prácticas internacionales, para que, con mayor eficiencia, transparencia y bajo un modelo de gobierno corporativo, logre optimizar e incrementar su producción y las ganancias derivadas de sus actividades en la industria eléctrica.

 

Actualmente, opera en todo el territorio nacional con más de 93,184 trabajadores activos, de los cuales 71 mil están agremiados al Sindicato Único de Trabajadores Electricistas de la República Mexicana (SUTERM). La empresa está organizada en 4 procesos: generación, transmisión, distribución y suministrador de servicios básicos.

 

La CFE provee energía eléctrica a un total de 46 millones de clientes y cada año incorpora un millón de nuevos usuarios. El nivel de electrificación en la CFE es del 98.95% de los habitantes. En 2019 tuvieron lugar 1,587 obras de electrificación rural; en 2020, 1,528; mientras que en 2021 fueron 3,466 las obras de electrificación rural. Su parque de generación está conformado por 158 centrales de generación de distintas tecnologías: ciclo combinado, termoeléctrica, hidroeléctrica, carboeléctrica, turbogas, combustión interna, nucleoeléctrica (Central Nuclear de Laguna Verde), geotermoeléctrica, eoloeléctrica y solar fotovoltaica.

 

En 2021 generó el 55.36% de la energía limpia total que se inyectó al Sistema Eléctrico Nacional. Asimismo, del total de energía que produjo CFE en el mismo período de tiempo, el 38.23% fue limpia.

 

En octubre de 2021 el presidente Andrés Manuel López Obrador lanzó una iniciativa de reforma eléctrica con un propósito eminentemente social que tiene como objeto garantizar la seguridad energética del país, manteniendo la cadena de valor en el sector de electricidad como área estratégica a cargo del Estado, con la finalidad de ofrecer tarifas justas y por debajo de la inflación. En esta iniciativa, el 54% de la energía que requiere el país la generará la CFE y el 46% la iniciativa privada. De esa manera se establece un sistema sólido donde se unen fuerzas a favor de México. La transición energética se lleva a cabo de manera organizada y planificada, utilizando de manera sustentable todas las fuentes de energía de las que dispone la nación. La reforma promueve procesos legales y justos para que las empresas no sean subsidiadas a costa de los mexicanos.

 

Para enero de 2022, la CFE contaba con 110,347.18 kilómetros de longitud de línea de transmisión, 882,715.32 kilómetros de longitud de línea de distribución; 2,275 subestaciones de potencia y 50,808 kilómetros de longitud de la Red Nacional de Comunicaciones, cable de Fibra Óptica. Tiene 16 Gerencias Divisionales de Distribución y 1,269 Centros de Atención a Clientes.

 

La CFE es reconocida como una de las mayores empresas eléctricas del mundo y su objetivo principal es proveer el servicio de energía eléctrica a la población mexicana.​

¿Cómo se genera la energía eléctrica en México?

Como vimos anteriormente, la electricidad es un servicio básico para la población, existen muchas formas de generarla y dependiendo del tipo de tecnología, se determina su costo y si es energía renovable o no. 

Imagen representativa de un suministro de energía eléctrica conectado a una vivienda

México cuenta con una matriz de generación diversificada, es decir, con diferentes tecnologías de generación, como: hidroeléctrica, geotermoeléctrica, eoloeléctrica, fotovoltaica, bioenergia, nucleoeléctrica, cogeneración eficiente. 

La energía eléctrica producida en México se conduce por más de 752 mil kilómetros de líneas de transmisión y distribución. El suministro de energía eléctrica llega a cerca de 190 mil localidades (190 732 rurales y 3 667 urbanas), cubriendo un 97.60% de la población nacional.

La capacidad instalada que tiene México hoy en día en porcentaje de participación por tecnología está distribuida de la siguiente manera: termoeléctricas, 45.1%; hidroeléctricas, 21.9%; carboeléctricas, 5.1%; nucleoeléctrica, 2.7%; geotermoeléctricas, 1.7%; eoloeléctricas, 0.2%, y el 23.3% restante corresponde a centrales termoeléctricas construidas con capital privado por productores independientes de energía (PIE’s).

 

Derivada de la capacidad instalada referida, la generación que registró la CFE (ya tomando en cuenta la producción de energía eléctrica de la extinta Luz y Fuerza) en porcentaje de participación por tecnología está distribuida de la siguiente manera:

 

a) Generación mediante recursos no renovables: termoeléctricas, 81.24%, incluyendo hidrocarburos, productores independientes de energía eléctrica (PIE’s) y carboeléctricas; nucleoeléctrica, 3.58%.

 

b) Generación mediante recursos renovables: hidroeléctricas, 12.84%; geotermoeléctricas, 2.30%; eoloeléctricas, 0.04%.

Imagen representativa de diferentes tipos de energía eléctrica

¿Cómo se mide la energía eléctrica?

El medidor de energía eléctrica de la CFE es el aparato para medir el consumo de energía eléctrica y aplicar la tarifa doméstica correspondiente a tu domicilio para generar el recibo de consumo. El Wattorímetro, mejor conocido como medidor, es el equipo que se emplea para medir la energía eléctrica consumida.

 

Para uso doméstico, los medidores se clasifican según sus características en electromecánicos y electrónicos, ya sea monofásico (una fase + neutro), bifásicos (dos fases + neutro) y trifásicos (tres fases + neutro).

 

Para los usos habitacionales, el medidor de CFE se clasifica dependiendo de su función operativa:

Analógicos: estos son los medidores de energía eléctrica tradicionales. El registro de consumo de energía se hace de manera electromecánica con manecillas o agujas. Esto es posible debido a que utilizan bobinas que monitorea el flujo eléctrico total. Cuando este flujo pasa por las bobinas se crean corrientes parásitas que generan un magnetismo capaz de hacer girar un disco, el cual a su vez mueve las agujas que indican los kWh consumidos. Lo que significa que el movimiento del disco es proporcional al consumo de energía.

Foto de un medidor análogo de energía eléctrica
Foto de un medidor digital de energía eléctrica

Digitales: el registro es de manera electrónica programable. Funcionan con lectura de consumo de energía de forma remota por telegestión, lo que involucra circuitos electrónicos para su funcionamiento con un módulo de medición, se utilizan transformadores de corriente y divisores de voltaje resistivos para tomar las mediciones adecuadas. También tiene un convertidor de señales analógicas obtenidas, que se convierten en señales digitales. 

El microcontrolador es el encargado de procesar todos los datos digitales obtenidos para realizar las operaciones adecuadas para calcular la energía consumida y tiene una memoria no volátil (NVRAM): almacena los datos medidos, información sobre el medidor, parámetros para la lectura, etc.

El consumo de energía eléctrica se mide en kilowatts-hora (kWh) y se obtiene calculando la diferencia entre la lectura del periodo anterior y la toma de lectura del medidor CFE al momento. 

 

El costo de la electricidad depende del tipo de tarifa que tengas. Por ejemplo: Si un periodo el medidor marcó un consumo de, 02135 kWh y el periodo anterior fue de, 01285 kWh, haciendo la resta se obtiene que el consumo del periodo actual es de 850 kWh. 

 

En Tecnologías EOS ofrecemos servicios integrales para la fabricación, construcción e innovación tecnológica en sistemas de infraestructura de medición avanzada en electricidad, dentro de un entorno seguro y saludable para colaboradores y clientes comerciales, industriales y residenciales. Contáctanos para más información https://tec-eos.com/contacto/

INFRAESTRUCTURA DE MEDICIÓN AVANZADA

INFRAESTRUCTURA DE MEDICIÓN AVANZADA 1280 640 Tec-EOS
¿Qué es?

 

Es la infraestructura que permite la comunicación remota entre los medidores de energía instalados en la ubicación del usuario final y la empresa que provee energía eléctrica, con el fin de obtener las lecturas de consumos, demanda y otros parámetros de forma óptima. La infraestructura AMI (por sus siglas en Inglés) integra hardware como medidores avanzados, centros de gestión de medida, enrutadores, concentradores, antenas, etc. Además de software, arquitecturas y redes de comunicaciones, que permiten la operación de la infraestructura y la gestión de los datos del sistema de distribución de energía eléctrica y de los sistemas de medida del consumo de energía eléctrica.

 

Es decir, es una infraestructura moderna para la medición de los consumos de energía eléctrica, que aprovecha los sistemas de comunicaciones y avances tecnológicos.  

 

Funciones del sistema AMI 

 

Las principales funciones de un sistema AMI son:

 

  • La medición, recolección y análisis de datos de consumo de energía eléctrica.
  • Manejar comandos y datos desde la oficina central hacia los dispositivos. 
  • Contribuye a proteger los ingresos de las empresas y hace más fácil y rápido su trabajo.
  • Ayuda a incrementar la calidad de sus servicios, lo que mejora la calidad de vida de los usuarios.

 

Diferencias entre la medición tradicional y el sistema AMI 

Un sistema AMI es una poderosa herramienta para el monitoreo y diagnóstico de la red de distribución. El sistema permite la localización del punto de pérdida y la detección de eventos de manipulación sospechosos. En Tecnologías EOS somos expertos en la instalación de sistemas AMI, hemos instalado más de 638.805 medidores AMI en México.

Back to top