Las ventajas de un medidor inteligente son inmensas, conócelas.

La función central de los medidores es registrar la cantidad de electricidad que se utiliza en un servicio, para que esta lectura sea capturada y analizada por la compañía eléctrica con el fin de emitir una facturar equivalente al consumo.
El proceso tradicional de medición es periódico y genera valores acumulados (mensuales o bimestrales) y sólo muestran la cantidad de energía consumida, las compañías que comercializan la energía o los usuarios que la consumen no cuentan con la información suficiente, lo que se traduce a la falta de herramientas eficaces para un control eficiente de la red de distribución y la reducción de las perdidas técnicas y no técnicas.
Los medidores inteligentes son mucho más eficientes para los proveedores de electricidad, ya que proporcionan información actualizada en tiempo real y son capaces de transmitirla hasta sus centros de control algunas de sus funciones más importantes son: Proporcionar lecturas diarias y/o horarias, registrar y avisar en tiempo real anomalías en la red a través de alertas y avisos a la compañía eléctrica, mayor exactitud y confiabilidad en el registro de sus consumos, entre otros.
El servicio al cliente será mucho más eficiente ya que con los datos suministrados por el medidor la empresa puede evaluar el problema y manejar la situación de una manera más rápida que si estuvieran usando un medidor analógico. Cabe destacar que los datos transmitidos desde y hacia estos medidores están cifrados, lo que los hace muy seguros.
En conclusión, la medición es un proceso clave que permite, a las compañías prestadoras del servicio, cuantificar la cantidad de energía que se genera, transmite, distribuye y se factura, si va a obtener un medidor inteligente o sí ya lo tiene, ahora sabe que, afortunadamente, las ventajas superan a las desventajas, ya que estos medidores aseguran la exactitud y confiabilidad en el registro del consumo de energía, así como sus patrones de uso para poder controlarlos y adminístralos.